Autor Tema: LOS OCHO PASOS DEL SEXO ORAL SEGÚN EL KAMASUTRA MUNDIAL  (Leído 105 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado madritt : 30 de junio de 2017, 09:54:39 pm

  • Administrador
  • Usuario Jr
  • *****
  • Puntos: 15
  • Mensajes: 57
  • Karma: +1/-0
  • Sexo: Masculino
  • Superrrr
“El sexo es impermeable a la razón y se mofa del poder de todos y cada uno de los pensadores. Realmente, la elección sexual de una persona es el resultado y la suma de sus convicciones. Dime aquello que una persona halla sexualmente atrayente y te afirmaré cuál es su filosofía de vida. Muéstrame la persona con quien duerme y te afirmaré cuánto se valoran a sí mismos. No importa qué tanto han sido corrompidos por la idea de esplendidez, el sexo siempre y en todo momento va a ser el acto más ególatra que existe puesto que fuerza a las personas a estar desnudos en cuerpo y espíritu, y admitir su auténtico ego como valor propio. Siempre y en todo momento nos vamos a sentir atraídos a quien mejor refleje la visión más profunda de nosotros mismos”.

El Kamasutra, libro de origen indio que ha servido de inspiración para múltiples encuentros sexuales, es realmente una enorme compilación de secretos, técnicas y descripciones dirigidos a conseguir la dicha de una persona. En conjunto con la “Utilidad” y la “Ley Sagrada”, el “Amor” he de ser uno de los 3 pilares que un hombre debe atender para hallar la dicha. Como es poco conocido que el libro escrito por Vatsiaiana cuente con una clasificación de las mujeres, descripción del espacio físico en el que debe vivir un hombre y los diferentes géneros de juegos sexuales, el tratado asimismo habla sobre los pasos del sexo oral, al que su autor se refiere como “el amor con la boca”.

En el texto que el día de hoy sirve como referencia de innumerables situaciones sexuales, el creador especifica los hechos alrededor del sexo oral, y aunque da las 8 técnicas que dejan el éxtasis, asimismo aclara que se trata de una práctica arraigada entre las Faeneras, los eunucos y habitantes de ciertas zonas de la India. “Y puesto que se trata de algo secreto y la psique es cambiante, ¿qué persona puede saber quién, en qué momento, qué hace y por qué razón?”.

Mujeres desvergonzadas, sirvientas y masajistas sin escrúpulos, son ciertos “tipos de mujeres” que acostumbran a recurrir a la práctica del sexo oral. El creador detalla que, por servirnos de un ejemplo, los habitantes del este se unen particularmente con las mujeres que practicar el amor con la boca, mientras que otros le escapan a las cortesanas que lo practican. También, Vatsiaiana especifica de qué manera el tema se presta a la hipocresía en la sociedad, puesto aunque existen hombres que se muestran reluctantes a aprobar la práctica y que supuestamente escapan del “amor con la boca”, en otros instantes asisten a las cortesanas para practicarlo, o bien si se da el caso, “y desean sentirse bien recíprocamente y tienen confianza, se prestan favor uno a otro”.

En el Kamasutra, el apartado sobre el sexo oral efectúa una esencial aclaración sobre la existencia de un “tercer sexo”, mismo que se puede presentar de 2 formas distintas: femenino o bien masculino.

Como reflejo de una sociedad de forma profunda sexista, el Kamasutra detalla: “Aquel que tiene rasgos de mujer, imita de esta, la limpieza del cuerpo, la voz, la gracia, el carácter, la ternura, los miedos, la ingenuidad, la incapacidad de soportar demasiado y el pudor”. Así quienes tengan dichos rasgos van a deber vivir como Faeneras en labras de proseguir practicando “el amor con la boca”.

Por su lado, aquellas personas que tienen aspectos masculinos, al contrario, van a deber sostener su deseo oculto y en labras de localizar a su amante perfecto, deberá escoger la profesión de masajista a fin de que “durante el masaje apriete, prácticamente en un abrazo, los muslos del otro con su cuerpo, y, una que haya nacido una cierta familiaridad, vaya atrás lejos, tocando la ingle y el pubis. Llegado aquí, cuando se percate de que el pene del hombre está excitado, mantén el movimiento con la mano”.

Profundizando en las prácticas, el Vatsyayana especifica que existen 8 formas diferentes de actuar en el momento de practicar el amor con la boca, mismos que deben efectuarse siguiendo los pasos adecuados que consigan el mayor placer: “modo moderado, bocado lateral, presión externa, presión interna, beso, toque, chupetear el mango y devorar”.

A lo largo de la primera una parte del Kamasutra, se especifica de qué manera debe practicarse los pasos del sexo oral.

“Mientras lo mantiene con la mano, acércalo a los labios, apriétalo y muévelo con la boca: este es el “modo moderado. Entonces, cubra con la mano la parte superior y apriete de lado con los labios, sin usar los dientes; y tranquilice, diciendo: ¡Basta de este modo!, es el ‘mordisco lateral”.

El tratado además de esto especifica el hecho de que quien recibe el “amor con la boca” debe dar la aprobación a fin de que los pasos se cumplan y una vez superados los primeros 2, se procede entonces a “apretar la parte superior contra los labios bien juntos, como atrayéndolos cara sí, y aflojando la presión, se tiene ‘presión externa’. Entonces si se introduce todavía más el pene y se aprieta la parte superior y después suelta, esa es la “presión interna”.

“Cogerlo como un labio, mientras que se le sosten con la mano, es ‘el bes0’. Si, hecho eso, se le roza en todas y cada una partes y se le toca en la una parte de arriba con la punta de la lengua, se tiene ‘el toque’. Si desnudo se introduce la mitad del pene y se presiona múltiples veces realmente fuerte, soltando cada vez, se logra ‘chupar el mango”. Por último, el último paso consiste en meterse, bajo deseo expreso del hombre, el pene en su totalidad y se le presiona hasta la conclusión, eso es ‘devorar”.

Los 8 pasos, en el orden descrito, consiguen el éxtasis del hombre, y no es casualidad que el tratado se concentre en los varones pues “las mujeres no comprenden de tratados, con lo que sería inútil instruirlas, mas si comprenden el aspecto práctico”. Vatsiaiana estimaba que no era una gran idea practicarle el sexo oral a las mujeres, y si bien no se aclaren los motivos tras ello, seguramente recayese en la creencia de que hacerlo supondría una sumisión frente a la mujer. No obstante, estaba bien documentada la práctica entre parejas heterosexualese de practicarse “el amor con la boca” mutuamente, que llevaba por nombre “el amor de los cuervos” y que con el paso del tiempo se transformaría en el renombrado sesenta y nueve.
 
Los visitantes no pueden dar puntos :(
point 0 Puntos

Este tema no recibió puntos.

 

Contador de visitas y estadísticas